Blog

Home / Emprendimiento  / Emprender, ¿la ruta para ser más feliz?

¿Tienes una idea de negocio que te viene dando vueltas en la cabeza desde hace un rato pero no te arriesgas a dar el salto? Pues, como te mostramos en esta entrada, ¡puede ser una muy buena idea emprender!

Esto es porque los emprendedores no solamente son más felices sino también porque experimentan menos emociones negativas que los empleados.

Empecemos por las emociones positivas. Se ha encontrado que los emprendedores se sienten más satisfechos no sólo con su trabajo sino también con sus vidas en general—es decir, con sus familias, relaciones sociales, etc.

Como vemos en muchos de los clientes de Yala, lo anterior sucede porque emprender proporciona mayor autonomía, flexibilidad e independencia. Emprender genera además un nivel más alto de utilización de las habilidades del emprendedor y de su equipo, y es una actividad altamente retadora—perfecto para todos aquellos que somos súper orientados al logro. La combinación de todos estos factores resulta en una serie de emociones positivas, incluidas un mayor nivel de pasión y, en general, de felicidad.

De hecho, en un artículo publicado en el 2013, José Millán, Jolanda Hessles, Roy Thurik y Rafael Aguado estiman que emprender aumenta en un 14% la probabilidad de estar satisfecho con lo que se hace. Adicionalmente, Martin Binder y Alex Coad han establecido que dicha sensación de satisfacción aplica especialmente a aquellos que transicionan de ser empleados a tener un negocio propio o, dicho en otras palabras, que emprenden para hacer realidad un sueño y aprovechar una oportunidad de negocio.

Así las cosas, la evidencia sugiere que la clave de la satisfacción que genera el emprendimiento es la realización de una oportunidad.

La clave de la satisfacción que genera un emprendimiento es la realización de una oportunidad

Como habíamos dicho al principio, emprender no sólo aumenta las emociones positivas sino que, ser emprendedor, también puede reducir las negativas.

Para nadie es un secreto que ser el capitán del propio barco incrementa el nivel de responsabilidad y, en general, de las demandas asociadas al trabajo. Esto a su vez puede resultar en estrés y cansancio mental. Además, las incertidumbres asociadas a los resultados del negocio pueden generar sensaciones de miedo y de ansiedad. Y las largas jornadas de trabajo pueden hacer que los emprendedores disminuyan el contacto social con amigos y familiares y, en consecuencia, generar sensaciones de aislamiento y soledad.

A pesar de lo anterior, Holger Patzelt y Dean Sepherd han encontrado que estas emociones las tienen tanto los emprendedores como los empleados. Más importante aún, los emprendedores orientados a resolver problemas las experimentan en una menor cantidad. Cuando este es el caso la persona se enfoca en diseñar e implementar un plan de acción o en definir los pasos a seguir para resolver las dificultades a las que se está enfrentando. Así se concentra entonces en identificar y resolver aquellas cosas que le causan estrés, cansancio y ansiedad, en lugar de (por ejemplo) hacer actividades varias que lo distraigan de enfrentar los obstáculos a los que se está enfrentando el negocio. Este último camino va de la mano del riesgo de terminar teniendo que resolver las dificultades más adelante—con las complicaciones adicionales que eso puede traer.

Emprender no solamente aumenta la satisfacción con el trabajo y la vida en general, sino que puede reducir las emociones negativas que experimentamos

Así, si bien es posible que termines trabajando más horas, que la lista de preguntas sin respuesta sea muy larga, y que tengas que amarrarte muy bien la falda y los pantalones para enfrentar a inversionistas, bancos, reguladores y recaudadores de impuestos, emprender no solamente te generará un mayor nivel de satisfacción con tu trabajo y con tu vida en general sino que también puede ayudarte a reducir las emociones negativas que sientes si te orientas a resolver los problemas que te encuentres en el camino.

Te preguntarás, “tengo una idea de negocio pero ¿por dónde empiezo?” En nuestra entrada “De empleado a emprendedor” te sugerimos 6 pasos sencillos que puedes seguir para empezar a aterrizar tu idea de negocio.

En Yala también te podemos ayudar en este proceso de concretar esa idea y a empezar tu negocio de manera sólida, rápida y financieramente sostenible. Escríbenos a info@yala.global o llámanos al +(57).1.756.0546.